Desde que se inventó la escritura, la humanidad trató de crear sistemas que permitieran transcribir un discurso a la misma velocidad del que habla. Así surgieron sistemas como la taquigrafía y la estenografía, que jugaron un papel fundamental hasta que los grabadores de audio permitieron guardar los discursos para poder transcribirlos con mayor facilidad y fidelidad. En las últimas décadas, también surgieron algunos software que permiten transcribir la voz a texto.
Hace dos años Microsoft presentó Dictate, una app que permite "redactar sin manos" directamente en un documento de Office, responder mensajes de Outlook o crear un Power Point sólo con la voz.
Después de dos años de pruebas, días atrás Microsoft anunció que el proyecto de Microsoft Garage finalmente se ha "graduado", es decir que sus desarrolladores lo dan por finalizado y aseguran su funcionamiento.
Según informó hace unos días Microsoft en su blog de noticias para latinoamérica, Dictate "permite a los usuarios de Office ser más productivos con el poder del dictado. Tras la positiva recepción por parte de los usuarios, el enfoque de Dictate hacia el dictado fue integrado cada vez más a través de los productos Office y Windows".
"Dictate vio sus inicios como un proyecto del Hackathon en 2016 cuando un pequeño equipo vio que había demanda por funciones mejoradas de dictado integradas a tareas que realizamos a diario – redactar emails y documentos, grabar notas para nosotros o los demás, e incluso traducir contenido", agrega el artículo.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente