Ajedrez en la escuela

Veinte años pasaron desde que Carlos Hospitaleche y Luis Decastelli comenzaron a aplicar las tácticas del ajedrez en el ámbito educativo. Desde entonces recibieron premios por una investigación sobre el pensamiento abstracto en relación con las matemáticas y el juego ciencia, organizaron en nuestra ciudad varios encuentros nacionales de profesores de este deporte y crearon el año pasado la Escuela Municipal de Ajedrez.

Todos los esfuerzos realizados por estos dos profesores durante estos años parecen hacerse realidad en estos días, a partir de la puesta en marcha de su proyecto más ambicioso, denominado "Ajedrez, una nueva herramienta didáctica para la prevención y la inclusión social".
El plan piloto, que cuenta con el aval de la inspectora jefe de EGB de la Región XX de la provincia de Buenos Aires, Mirta Martínez, ya se puso en marcha en seis escuelas de Lobería y en una de nuestra ciudad, dentro del horario curricular.
La escuela Nº 12 de nuestra ciudad y los colegios 1, 3, 6, 7, 11 y 12 de Lobería, ya comenzaron con las clases de ajedrez. Mientras que desde la Municipalidad de Balcarce se pidió que los profesores también den clases en escuelas de ese distrito y existe interés de las autoridades escolares de Mar Chiquita.

Ajedrez en la escuela
"Esto del ajedrez trabajado dentro del espacio institucional, comenzó con un proyecto que presentamos con Carlos y otros profesores en el año 1996", explicó el profesor Luis Decastelli.
"La por entonces inspectora jefe de la Región XX aprobó un proyecto que nos permitió trabajar dentro del área de matemáticas con ajedrez", agregó.
Si bien ese año se llegó a unos 2.100 chicos y el proyecto continuó en los ciclos lectivos siguientes, la enseñanza del juego ciencia estaba vinculada puntualmente a la matemática.
Este año, sin embargo, la inspectora en jefe de la Región XX, Mirta Martínez, aprobó el proyecto de Hospitaleche y Decastelli, la realización de una prueba piloto en seis escuelas de Lobería y una de Necochea y la posible implementación en años siguientes en todas las escuelas de toda la jurisdicción, que comprende también a los partidos de Balcarce y Tandil.
"Lo que se nos pide desde la rama de ajedrez, es que el ajedrez aporte aquello que tiene en su esencia, que es la posibilidad de que el chico pueda razonar lógicamente, que pueda llegar a procesos abstractos a partir de material concreto, que pueda modificar sus actitudes, su impulsividad, su conducta, mediante el juego", señaló Decastelli.
Pero, la aplicación del ajedrez en las aulas no se limita a las horas cátedra de Hospitaleche y Decastelli
"En Lobería los docentes acompañan este proceso. Se quedan en el grado, participan y la mirada del maestro, independientemente de que sepan o no ajedrez, empieza a establecer conexiones y relaciones íntimas", afirmó Hospitaleche.
Y Decastelli comentó que los docentes comienzan a utilizar los recursos didácticos del juego. "En este momento, en los segundos ciclos de las escuelas de Lobería, se están trabajando ángulos, fracciones, ejes cartesianos, es decir, a partir del estímulo que es el ajedrez, están trabajando contenidos".

Un nuevo paradigma
"El sistema educativo comienza a demandar nuevos contenidos", sostuvo Hospitaleche. Junto a Decastelli, tiene una larga experiencia en la enseñanza de ajedrez en las escuelas. Ambos son miembros de la Comisión Nacional de Ajedrez Educativo, organismo que pertenece a la Federación Argentina del juego ciencia.
"Empezamos hace 20 años con Luis en la Escuela Argentino Danesa", dijo Hospitaleche. "Allí se dio un hecho significativo, porque desde entonces ha sido la única escuela que ha tenido dos docentes en la cátedra de ajedrez al mismo tiempo".
Desde hace nueve años desarrollan un proyecto de el Jardín de Infantes "Casilda Moreno Ortiz de Lassalle", también trabajaron en escuelas medias y en escuelas primarias.
La puesta en marcha de este nuevo proyecto es el reflejo de la demanda de nuevos contenidos a la que hizo referencia Hospitaleche. "Porque no se aprende ajedrez si no se internaliza la regla. Y lo que organiza a la conducta es justamente la adquisición incesante de nuevas reglas", indicó.
"Si un chico le dice que no a la regla de ajedrez, frena su propia evolución. Esto implica que el chico empieza, sin darse cuenta, a incorporar inconscientemente, muchos elementos contenedores del ajedrez, organizadores de su conducta y comienza a vehiculizar gran parte de su agresividad, su desencanto con las cosas que sufre en su medio, a través del juego".
Y los resultados no tardan en aparecer. "A pesar de que hace 20 años que estamos en la enseñanza, no dejamos de sorprendernos del impacto que produce el aprendizaje del juego y como se modifica la inteligencia del chico", añadió Decastelli.
Así, comentaron, de ver a chicos pelear y agredirse físicamente, se pasa a ver a los mismos niños enfrentarse ante un tablero y canalizar toda su agresividad hacia el juego. "También es común entrar al aula a cualquier hora y ver que el período de atención ha mejorado y comienza a producir resultados en lo educativo", comentó.

Respuesta a la diversidad
Otra de las herramientas que ofrece el ajedrez a los educadores, es la posibilidad de hacer frente a la diversidad de gustos de los alumnos dentro del aula.
"Fuera de la escuela, un chico puede aprender inglés o hacer la actividad que le guste, pero dentro del aula hay que tener una batería didáctica para atender a esa diversidad de gustos", comentó Decastelli.
"Creo que hoy parte del fracaso escolar se debe a la falta de atención a la diversidad. Es decir, no todos aprenden al mismo ritmo, no todos tienen los mismos tiempos", agregó. "A partir de la puesta en marcha de estos programas, en varias escuelas, algunos directivos han tenido que replantear cuestiones didácticas, porque ven que muchos chicos tienen éxito en el aprendizaje de ajedrez pero en el resto fallan".
Por lo pronto, Decastelli y Hospitaleche no tienen dificultades ante la diversidad. "Tenemos cientos de recursos. Para los que tienen más dificultades comenzamos con las nociones básicas, otros chicos trabajan en la elaboración de problemas, otros con temas relacionados a la partida o con la anotación", dijo Decastelli.

Pasión por educar
A fin de año, los resultados del proyecto educativo serán elevados a la dirección de la rama de EGB de las escuelas bonaerenses. "Será tomado como un programa testigo todo el trabajo que se está realizando en Lobería y Necochea, porque la directora de la Región XX quiere que el plan continúe desarrollándose", dijo Decastelli.
Pero además de las clases que se desarrollan en los colegios de Lobería y Necochea, se realizan talleres en la escuela Nº 7 y en la 12 de nuestra ciudad y en la Casa de la Cultura de la vecina localidad.
Estos talleres están abiertos a toda la comunidad y son parte de un proyecto más amplio que vienen desarrollando ambos profesores desde hace largo tiempo y que el año pasado crearon la Escuela Municipal de Ajedrez, que será reinaugurada en marzo de 2005.
Hospitaleche y Decastelli sostienen que toda esta demanda educativa ya comienza a desbordarlos y que será necesaria la capacitación de otros docentes para que el plan pueda seguir adelante.
En tanto, trabajan en la organización del 10º Encuentro Nacional de Profesores de Ajedrez y su Didáctica. Y los próximos días, participarán del 2º torneo Nacional de Ajedrez con sus alumnos de las EGB 1, 3, 6, 7, 11, 12 y el ex Colegio Nacional de Lobería, además de chicos de las EGB 3, 7 y 12 de Necochea. Este torneo fue convocado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación.
Como si toda esa actividad no fuera suficiente, Hospitaleche y Decastelli tuvieron tiempo de concluir un libro: "Desde el reino del ajedrez hacia el reino del jardín".
Mientras, continúan pensando en nuevas formas de llevar el juego que los apasiona a cada vez más gente, empezando por los chicos.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Novela Agua de Muerto