domingo, 26 de junio de 2005

Admin

El último malón

fotonamuncura
Según la historia lugareña, el 16 de marzo de 1876, el cacique Namuncurá dirigió el último malón contra los campos de la región. Terminaba así una larga historia de sangrientas luchas entre los antiguos y los nuevos dueños de la tierra.
Durante más de 10 años, desde la fundación del Partido de Necochea, los pobladores del primitivo distrito vivían aterrorizados por los indios, molestos por lo que ellos consideraban una invasión de su territorio.





Los Pampas fueron los primeros habitantes de la región. Hacia el siglo XVII arribaron a la llanura pampeana los Tehuelches septentrionales. Casi en la misma época, Juan de Garay recorrió las zonas del Tuyú, Tordillo, Kakuel Huincul y llegó hasta Cabo Corrientes, actual Mar del Plata.
Hacia el año 1740 comenzaron las misiones jesuíticas con el objetivo de reducir pacíficamente a los indígenas. Pero los jesuitas no pudieron cumplir con su misión. El padre José Cardiel, hoy recordado en nuestra ciudad, a través de la avenida que lleva su nombre, fue uno de esos anegados religiosos. En su intento llegó hasta La Dulce y pasó por Necochea.
fotoceferinonamuncuraEn las últimas décadas del 700 se inició la división política de Buenos Aires y el asentamiento de los primeros colonos. En 1810 se crean los partidos de Navarro, Lobos y Chascomús. En 1818 es fundada la localidad de Dolores. Dos años más tarde Buenos Aires se constituye en una entidad política autónoma.
Los indios comenzaban a ser desplazados y atacaban cada vez con mayor ferocidad a los que ellos consideraban invasores. En 1823 la ciudad de Dolores fue arrasada por los aborígenes.
Los indios que habitaban el centro Este y Noroeste de la provincia fueron retirados por la campaña de Rosas que llegó hasta las Salinas Grandes. El científico inglés Charles Darwin acompañó a Rosas en una de esas expediciones en 1833.
De las tres columnas que salieron en misión contra los autóctonos, solamente la de Rosas pudo cumplir su cometido, asegurando algunos años de tranquilidad, mediante el establecimiento de una línea de fortines permanentes.
Pero, luego de la caída de Rosas, en 1852, los malones retomaron su avance hacia el Noreste y las ciudades de Azul y Olavarría fueron las más castigadas.

Malones en Necochea
Desde 1820 había en esta región algunas grandes estancias que eran hostigadas constantemente por los malones. El partido de Necochea se encontraba en territorio indio y las refriegas entre los aborígenes y los colonos eran cotidianas.
En uno de aquellos enfrentamientos murieron el padre y el hermano de Victorio de la Canal, uno de los fundadores de la ciudad de Necochea.
El 13 de septiembre de 1855, a cinco kilómetros de donde se encuentra en la actualidad la ciudad de Benito Juárez, se produjo el Combate de San Antonio de Iraola.
Allí perdieron la vida el Capitán Cayetano de la Canal y su hijo, Pedro, junto a otros 124 compañeros de armas.
El grupo fue masacrado por 2.000 indios al mando del cacique Calfucurá. El mayor Luis Antonio Burgos de la Canal y su asistente Juan Guayana, viajaron hasta Dolores en busca de apoyo. Pero al regreso, sólo encontraron los cuerpos de sus compañeros muertos.
Pero pasarían unos años hasta que los antiguos dueños de la tierra se decidieran a presentar lucha al hombre blanco.
El 5 de junio de 1870, más de 8.000 indios, al mando de los caciques Namuncurá -por el Sur- y Catriel -por el Oeste-, atacaron en malón los establecimientos rurales de nuestra región.
Se llevaron como cautivos 20 mujeres y niños, mataron a 36 soldados, 12 civiles y un oficial. Robaron 5.000 vacunos, 4.900 yeguarizos y 10.000 lanares.
La línea de fortines iba pasaba por Junín, 25 de Mayo, Azul, Tandil y terminaba en el Río Quequén Grande.

La defensa de la tierra
En 1872, comenzó una nueva ofensiva de los indios, empecinados en que la tierra fuera una y sin fronteras desde el Atlántico al Pacífico.
Al mando de Calfucurá 6000 hombres vestidos con cuero de guanaco y armados con lanzas avanzaron hasta Alvear, 25 de Mayo y 9 de Julio. Desde aquella débil frontera y hasta los hielos del sur llegaban entonces las tierras que habitaban los Mapuche, un paraíso natural que los blancos llamaban todavía desierto.





Una carta fechada en Sarmiento, el 24 de diciembre de 1874, firmada por el fraile Moisés Alvarez y dirigida al religioso Marcos Donati, relata: "Por aquí ha habido varias invasiones como usted sabrá. Primeramente vinieron doce a Necochea, robaron mucha hacienda, los persiguieron, los pelearon, les quitaron la hacienda, les mataron uno e hirieron gravemente a dos. Después vinieron como 20 y tantos, y fueron nada menos que a los Jagüeles a robar caballos.
Efectivamente, los arrebataron, pero los persiguieron, les mataron dos, fusilaron a uno y tomaron dos entre los que se halla el yerno de Baigorrita".
Fueron años de lucha y sangre. En enero de 1876, al mando de Namuncurá y Rumay los kona pelearon en Olavarría, Azul y Tapalqué. En Tres Arroyos y Necochea combatieron cuerpo a cuerpo en la niebla, y rodearon a las tropas de Levalle y Maldonado. Fue todo un año de guerra para evitar que los colonos siguieran corriendo su frontera. De a caballo y con sus tolderías se hicieron fuertes en el sur del Río Colorado y el enemigo, al mando de Alsina, comenzó a construir una zanja faraónica desde Bahía Blanca hasta el sur, en la cordillera, una línea de tierra y fortines que separaba su latifundio de la tierra libre.

El último malón
Según los escasos datos existentes, el último malón que se registró en la zona se produjo en marzo de 1876. En aquel año, el comandante Maldonado derrotó con soldados de caballería, gendarmes rosarinos e indios de Pichi Huinca en las Horquetas del Sauce a una fuerza de 2.500 indios levantados. Poco después, las fuerzas de los caciques Catriel, Namuncurá y Pincén sufrieron una derrota sangrienta en Paraguil.
A partir de entonces, los malones fueron decreciendo y dejando campo a la expansión de los pobladores blancos. Los indios fueron alejados de los centros poblados y de las pampas, diezmados por la mal llamada "Conquista del Desierto".
En su informe sobre los resultados, el ministro de Guerra, Julio Argentino Roca, decía que en 1879 "se trataba de conquistar un área de 15.000 leguas cuadradas ocupadas cuando menos por unas 15.000 almas, pues pasa de 14.000 el número de muertos y prisioneros que ha reportado la campaña".
Aquella campaña sólo benefició a unos pocos. Solamente en 1885 el estado argentino repartió 4.750.471 hectáreas entre 541 personas. Si se amplía el cálculo, desde el inicio de la ofensiva en 1875 hasta la consolidación en 1903, las tierras regaladas o vendidas a bajo precio ascendió a 41.787.023 hectáreas a 1843 personas, muchos de ellos extrajeros.
Sin embargo, no fue aquel el último malón registrado en nuestro país. Los aborígenes continuaron peleando por lo que consideraban, con justicia, su tierra. El último conato de resistencia se registró en 1934, cuando la población de Florencio Carbajal (Formosa) fue devastada por un malón de 2.000 indios curupíes. En la actualidad, ya despojados de su tierra, los descendientes de aquellos bravos guerreros sólo pueden combatir simbólicamente. Hace un tiempo, un graffiti en el pie de la estatua a Roca, en Bariloche, afirmaba: "Todavía estamos".

Admin

Acerca de Admin -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :

9 Deja tu comentario

Deja Deja tu comentario
Anónimo
AUTHOR
26 de junio de 2008, 09:52 delete

Muy bueno tu blog, me sorprendió mucho encontrarlo.
Saludos.
Silvio Vitarella

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
19 de septiembre de 2010, 19:06 delete

muy buen informe. hay poca info de este tipó. que bueno dar con ella. gracias!

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
21 de abril de 2012, 16:44 delete

Increible trabajo y de mucho interes
gracias por esto.

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
2 de enero de 2013, 17:45 delete

Muy bueno el articulo,(excelente), y me clarifico muchas cosas que eran de comentario comun en la familia pero no con tanta presicion.-
A mi tia abuela la tomaron los indios como rehen y le cortaron las palmas de los pies para que no se escapara.-
Me gustaria conocer mucho mas sobre mis ancestros.-
Muchas gracias y Feliz 2013
Roberto Mario de la Canal
E-Mail : rmdelacanal@yahoo.com.ar

Reply
avatar
Unknown
AUTHOR
22 de noviembre de 2016, 21:02 delete

Muy buen informe. También estoy buscando este tipo de datos porque en mi familia se cuenta sobre estos hechos dolorosos que son constitutivos de nuestra historia y me interesa conocer más al respecto.

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
7 de marzo de 2017, 16:15 delete

Excelente reseña de una parte interesantísima de la historia argentina, muy poco conocida en el resto de latinoamerica...llegué al blog, debido a que vi parcialmente en DW un reportaje en el que se referian al los "malones" y mostraban el cuadro en qiue aparecen indios a caballo llevando a una mujer cautiva, me intrigó la cuestión e investigando llegué a entererme de la pelicula "El Ultimo Malón", entre otras referencias al tema...hasta llegar al blog...verdaderamente fascinante....

Víctor Ramos C.
Santa Ana de Coro, Venezuela

Reply
avatar
Suri Cato
AUTHOR
7 de marzo de 2017, 16:18 delete

Muy bueno e interesante el articulo....Gracias..!

Reply
avatar
Anónimo
AUTHOR
20 de marzo de 2019, 19:37 delete

Excelente trabajo, muy bueno¡

Reply
avatar
Unknown
AUTHOR
21 de marzo de 2019, 13:20 delete

MUY BUENA INFORMACION.- GRACIAS.-

QUISIERA SABER SI LA BATALLA DE PARAGUIL EN MARZO DE 1876 ESTÁ UBICADA EN TIERRAS DEL

PARTIDO DE GRAL LA MADRID.-

Reply
avatar