Según Séneca "no es pobre el que tiene poco sino el que mucho desea".

De ser así, soy muy pobre, aunque debería considerarme rico, ya que tengo todo lo que el dinero no puede comprar.

Pero como, al igual que la mayoría de los hombres, soy un pusilánime, deseo más. Y en mi afiebrado deseo materialista, quiero tener el último teléfono celular, ese con cámara fotográfica, Internet, radio y televisión.

También quisiera tener un home theatre, la compu más poderosa y la biblioteca más grande, en la que no falte ninguno de los libros que se me antoje leer.

Pero por sobre todas las cosas, deseo tiempo, mucho tiempo libre. Para no hacer nada, por supuesto.

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Agua de muerto
Ingresa a ver mis libros gratis en >> KindleUnlimited