Primero fueron los Transformers, ahora son los G.I. Joe. Parece que el cine se ha quedado sin ideas y vive resucitando viejos personajes. Los dibujitos que veíamos allá en los 80 se han convertido en una mina de valor incalculable para una nueva generación de realizadores que deben llevar a la pantalla imágenes cada día más espectaculares, pero que no cuentan con lo básico para realizar películas dignas: historias. ¿Y los guionistas dónde están?

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Agua de muerto
Mis libros en Amazon