Que el título no los confunda. Fernández no es ningún desconocido. Es uno de los pintores jóvenes con mayor proyección en nuestro país. Ha realizado exposiciones en el exterior y sus últimas muestras recibieron elogiosas críticas en los medios nacionales.
Fernández es un desconocido aquí, en Necochea y Quequén, las ciudades en las que creció y en las que debe haber comenzado a sentir deseos de pintar. Pero bueno, Víctor es muy conocido en Buenos Aires, la ciudad donde atiende Dios, según la creencia popular.
Ahora, se va para la capital bonaerense y a partir del viernes 11, expone en el Museo de Arte Contemporáneo Beato Angélico, en calle 47 esquina 16 y diagonal 73. La inauguración es las 19.30 en la Sala Raúl Soldi

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente