La máquina de ficcionar

Imagino un weblog en constante transformación. No sería extraño que en unos minutos este espacio cambie su diseño o, simplemente, desaparezca...

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente