Mostrando las entradas con la etiqueta historia. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta historia. Mostrar todas las entradas

11 de mayo de 2020

Juan Jose Flores

60 años de la captura de Eichmann en la Argentina

“Un momento señor, ¿puedo preguntarle algo?”
Ricardo Klement no sabía que esa simple frase significaría el inicio del final de su vida.
El hombre se detuvo ante un auto que estaba averiado, sin saber que los jóvenes que trataban de reparar el vehículo en realidad lo esperaban y que aquella frasecita sólo era el ardid que les permitiría detenerlo un instante para abalanzarse sobre él y secuestrarlo.
Y fue eso precisamente lo que ocurrió aquel 11 de mayo de 1960, a las 20.20, instantes después de que Klement descendiera del colectivo de la línea 203 para dirigirse a su casa en San Fernando.
Klement no sabía tampoco que dos años más tarde sería condenado a muerte en Israel y ejecutado en la horca. Sí supo en ese instante en que los hombres se le abalanzaron, que lo habían descubierto. 
Hacía varios años que uno de los sobrevivientes de los campos de concentración nazi había logrado identificarlo como Adolf Eichmann, uno de los principales organizadores de la “logística” que permitió a los nazis trasladar y asesinar a millones de judíos en los campos de concentración.
Debieron pasar años para que Israel autorizara una operación ilegal en el territorio argentino a fin de secuestrar y trasladar a Eichmann a Medio Oriente para juzgarlo por los crímenes cometidos.
La operación fue denominada Garibaldi, por el nombre de la calle en la que se encontraba la casa de Eichmann en San Fernando. 
Hoy se cumplen 60 años de aquella operación encubierta que ha dado origen a varios libros y películas.

Leer más

7 de abril de 2020

Juan Jose Flores

12000 nazis vivieron en la Argentina en la década del 30

Días atrás recibí un email de alguien que me preguntaba si tenía información sobre nazis que vivieron en la Argentina.
Recientemente la periodista Rocío I. Suárez Sang publicó en FoxNews.com un artículo con el llamativo título 12.000 nazis vivieron en Argentina en la década de 1930 con cuentas bancarias suizas, según muestran documentos recientemente descubiertos
El artículo de Suárez Sang señala que "el Centro Simon Wiesenthal, con sede en Estados Unidos, famoso por rastrear a los nazis, dijo que los archivos fueron encontrados en un almacén en una antigua sede nazi en Buenos Aires".
La nota explica que durante la década de 1930, los ex líderes de Argentina, el presidente José Félix Uriburu, apodado "Von Pepe", y su sucesor, Agustín Pedro Justo, dieron la bienvenida a los nazis y sus ideales.
Agrega que en 1935, el gobierno nazi comenzó a confiscar propiedades judías después de promulgar sus  leyes antisemitas . El saqueo continuó hasta el Holocausto en la década de 1940. Si bien el presidente antinazi Roberto Ortiz intentó expulsar a los nazis del país después de llegar al poder en 1938, ya había miles de nazis viviendo en Argentina.
Según el Centro Simon Wiesenthal, gran parte del dinero se transfirió a cuentas bancarias suizas secretas, incluida la antigua Schweizerische Kreditanstalt, que se convirtió en el banco Credit Suisse, con sede en Zúrich.
Se creen que algunas de estas cuentas bancarias pueden estar entre las que figuran en los archivos recientemente descubiertos en Argentina.
"Creemos que estas cuentas latentes llevan dinero saqueado de las víctimas judías", dijo el centro en un comunicado.

Leer artículo de FoxNews.com | Vía: Reddit 
Leer más

22 de marzo de 2020

Juan Jose Flores

Graf Spee: el guerrero y el caballero

Tiempo atrás un trabajo sobre el Acorazado Graf Spee me llevó a leer sobre un personaje que ya en la infancia me había fascinado: el conde Spee.
Recuerdo que mi padre tenía un libro en el que se narraba la historia de la Batalla de Malvinas. Lo que no recordaba de aquella historia era que Spee murió durante la batalla, al igual que todos los hombres de la escuadra que comandaba, incluyendo a sus dos hijos varones.
Spee fue considerado un héroe por los alemanes, que le impusieron su nombre a uno de los acorazados de la clase Deutschland.
El conde Spee fue un guerrero feroz, que no dudó en dar su vida y la de sus 2.000 hombres para cumplir su misión. Tras el inicio de la Gran Guerra, en julio de 1914, Maximilian Von Spee al mando de la Escuadra de Asia Oriental, se dirigió hacia América del Sur a través del Pacífico.
Luego de bombardear Papeete, el 22 de septiembre y hundir el torpedero francés Zelee.
El 1º de noviembre el vicealmirante Spee se enfrentó a la 4ª Escuadra de Cruceros de la Marina Real británica en la denominada Batalla de Coronel, en Chile.
En el férreo combate, la escuadra de Spee hundió a los cruceros ligeros Monmouth y Good Hope, que se fueron a pique con 1.600 hombres, entre ellos el comandante inglés, contraalmirante Christopher Cradock.
En Chile, la comunidad alemana recibió al conde Spee y a sus hombres como héroes.
En el Club Alemán de Valparaíso le brindaron una recepción y le regalaron un ramo de flores. Spee, con cierto pesimismo, dijo que las flores quedarían bien su tumba y dejó claro que estaba preparado para lo peor.
“No deben olvidar que soy una persona sin hogar”, afirmó. “No puedo llegar a Alemania, no tenemos un puerto seguro. Debo luchar por abrirme camino a través de los mares del planeta haciendo todo el daño que pueda, hasta que se me acabe la munición o un enemigo muy superior consiga capturarme. Pero lograr eso les costará muy caro a los desgraciados”.
Días más tarde, el 8 de diciembre de 1914, la escuadra de Spee se enfrentó a los cruceros de batalla Invincible e Inflexible en la Batalla de Malvinas.
El combate, en el que los ingleses querían vengar a los muertos en Coronel, no fue menos cruento. Tanto la nave de Spee, el Scharnhorst, como los otro cuatro buques: el Gneisenau, Leipzig, Nürnberg y Dresden, fueron hundidos. Dos mil doscientos alemanes, entre ellos Spee y sus dos hijos, murieron combatiendo.
Veinticinco años más tarde, el crucero pesado Admiral Graf Spee, bautizado así en homenaje al comandante de la Escuadra de Asia Oriental, fue echado a pique en el estuario del Río de la Plata.
Las paradojas del destino hicieron que el comandante del acorazado fuera Hans Langsdorff, un marino que en su infancia había sido vecino del conde Spee y que ingresó a la marina para seguir los pasos de su héroe infantil.
Sin embargo, Langsdorff no es recordado por su ferocidad en combate, sino por su caballerosidad. En el inicio de la Segunda Guerra Mundial, el acorazado Admiral Graf Spee hundió nueve buques mercantes ingleses sin matar un solo hombre.
Hay quienes sostienen que en la Batalla del Río de la Plata, en la que el acorazado enfrentó a tres buques británicos de menor porte, Langsdorff pudo haber aplastado a sus enemigos, pero una campaña de desinformación de los ingleses lo decidió a hundir al Graf Spee para que no cayera en manos de los aliados.
Langsdorff se suicidó tres días después envuelto en la bandera de combate del acorazado. Algunos dicen que lo hizo por honor. Otros sostienen que se mató por orden de las autoridades nazis.
Leer más

8 de octubre de 2019

Juan Jose Flores

Ricardo Güiraldes y sus dos años en Quequén

Ricardo Guiraldes vivio en Quequén
Este martes 8 de octubre se cumplieron 92 años del fallecimiento de Ricardo Güiraldes, autor de “Don Segundo Sombra”.
Güiraldes falleció en 1927, cuando sólo tenía 41 años.
Si bien en la actualidad no muchos recuerdan su obra, “Don Segundo Sombra” es un libro emblemático de la literatura gauchesca.
Fundador de la revista Proa junto a Jorge Luis Borges y otros escritores, Güiraldes integró el grupo literario Florida.
Nacido en una familia aristocrática, pasó sus primeros años de vida en Europa, por lo que desde la más tierna infancia ya hablaba francés y alemán.
Había nacido en 1886 y tenía poco más de 10 años cuando sus problemas asmáticos hicieron que su familia lo enviara a vivir con su tío Antonio, en Quequén.
Así es como el pequeño Güiraldes, aún niño, vivió dos años en Quequén, en la época en que la pequeña localidad loberense era un balneario aristocrático, poblada de casonas de estilo ecléctico.
De aquellos “castillos” de Quequén muy pocos quedan en pie, mientras que del paso de Güiraldes sólo queda ese pequeño dato anecdótico.
Leer más

7 de marzo de 2019

Juan Jose Flores

Un observatorio astronómico en Necochea

astronomia necochea
¿Sabías que a fines de los 70 existió un proyecto para  instalar un observatorio astronómico en el Parque Miguel Lillo de Necochea?
En aquella época Necochea era uno de los principales destinos turísticos del país y se trabajaba a conciencia para atraer cada vez más visitantes.
El proyecto del observatorio astronómico era impulsado por el propio municipio, al frente del que se encontraba el intendente Alberto Percario, y estaba enmarcado en el plan integral del Frente Costero.

Un planetario en Necochea

El 20 de noviembre de 1978 concurría a la Dirección de Planeamiento y Desarrollo municipal, el ingeniero Antonio Cheli, gerente de la firma APAC, con el objeto de tomar conocimiento sobre el terreno respecto a la factibilidad de instalación de un planetario en la ciudad de Necochea.
El profesional había concurrido a nuestra ciudad a solicitud de la Secretaría de Planificación del Desarrollo bonaerense (Seplade).
Ese organismo era el que debería proponer a la provincia, en el caso de ser viable, la ejecución de esa importante obra.
La firma APAC representaba en nuestro país a la compañía alemana Carl Zeiss-Jena, empresa que producía los elementos ópticos necesarios para la instalación de este tipo de instrumentos.

Millonaria inversión en Necochea 

Sin embargo, pasó el tiempo y el planetario no se construyó durante la gestión de Percario, por lo que el proyecto fue analizado a fines de julio de 1984 por el Concejo Deliberante.
El HCD descalificó el proyecto y lo archivo. En agosto de ese año el concejal Alejandro Di Croce explicó que “el expediente se inició en octubre de 1978 y fue dirigido al secretario de Planeamiento y Desarrollo de la Provincia”.
Según Di Croce, el ex intendente justificaba el proyecto en que “la materialización de la obra contribuirá a afianzar la imagen de pujanza y dinamismo que el superior gobierno de la Provincia ha impreso al proceso actual, acompañando esta administración la responsabilidad de sustentar ese prestigio”.
“De modo que el Planetario era un complemento de la brillante obra que desarrollaba el gobierno provincial y estaba enmarcado también con lo que se llamó Frente Marítimo”, explicaba Di Croce.
Y añadía que “este expediente recorrió una serie de oficinas y la obra estaba presupuestada en septiembre de 1979 en 4.500.000 dólares”.
“Se trata de una obra fastuosa que estaba al margen de la posibilidad de Necochea”, argumentaba.
Días después, Percario le respondía a Di Croce y manifestaba que “el proyecto, y lo manifiesto así porque no pasó de eso, que promovía la instalación de un planetario en el Parque Miguel Lillo”, estaba fundamentado en “el espíritu que animaba a los funcionarios de la Secretaría de Planeamiento de la Provincia”.
Señalaba sin embargo, que el valor de la obra proyectada no era de 4.500.000 dólares, sino de 800.000.
La discusión ingresaba entonces en el ámbito político, con acusaciones cruzadas en las que se cuestionaba la aptitud de unos y otros y también las ideologías, a partir de la fuerte antinomia de un gobierno y otro.

Astronomía en Necochea

A pesar del rechazo de la ciudadanía al gobierno de facto y a proyectos surgidos en esa época y lo inviable de la realización de una obra de esa magnitud en el Parque Miguel Lillo, hoy cabe preguntarse qué hubiera ocurrido si el planetario se construía.
Sería Necochea una de las pocas ciudades de la Argentina que cuentan con un observatorio astronómico. En la región sólo el balneario de Monte Hermoso cuenta con uno, que fue fundado en 1998 por impulso de un grupo de aficionados.
En el país únicamente la Ciudad de Buenos Aires cuenta con varios observatorios: el Planetario Galileo Galilei, el de la Asociación Amigos de la Astronomía, el del Colegio San José y el del Instituto Superior “Dr. Joaquín V. González”.
En el Parque Pereyra Iraola, en el partido de Berazategui, se encuentra el Instituto Argentino de Radioastronomía y cerca de allí el Observatorio Astronómico de La Plata, cuya construcción fue ordenada por el gobernador Dardo Rocha en 1881, el mismo año de la fundación de Necochea, aunque la edificación comenzó en 1883.
En la provincia de Buenos Aires también se encuentra uno de los observatorios más nuevos, el Astrodomi, que fue inaugurado en 2008 en Talar, Partido de Tigre. Está dedicado a la búsqueda de supernovas, el seguimiento de asteroides y la astrofotografía.
Otro observatorio en el territorio provincial es el Municipal de Mercedes.
En tanto, la provincia de San Juan cuenta con el Complejo Astronómico “El Leoncito” y el Observatorio Astronómico “Félix Aguilar”. Córdoba, Tucumán, Río Grande y Mendoza, también cuentan con observatorios.
Sin dudas, la construcción de un observatorio en el Parque Miguel Lillo hubiera sido una obra que habría distinguido a la ciudad, pero como tantas otras ideas que pudieron impulsar el crecimiento de Necochea, sólo quedó en los papeles, como una promesa que nunca se cumplió.

--
Si te gustó este artículo por favor ayudame a difundirlo. Compartelo con tus amigos a través de tus redes sociales con los botones que aparecen abajo...
Leer más

13 de junio de 2017

Juan Jose Flores

Manuel Guerrico, el 'dueño' de Quequén

Manuel José de Guerrico
(Fuente: Archivo Histórico Biográfico Quequenense).- Un artículo publicado hace varios años en el blog Archivo Histórico Biográfico Quequenense recupera algunos textos escritos por Guillermo Madero sobre un personaje emblemático para la historia de Quequén: Manuel José de Guerrico, propietario de las tierras donde hoy se encuentra la ciudad.
"Manuel José de Guerrico para algunos fue un héroe, para otros uno de los culpables de nuestro pobre presente, teniendo en cuenta que esta ciudad tenía todo para poder ser una de las más importantes de la zona", señala la nota.



Luego reproduce textos del libro “Capítulos de Historia”, de Madero, para realizar una semblanza del terrateniente que en algún momento apoyó económicamente a Rosas. "El primer propietario y poblador de estos campos donde está el puerto de Quequén fue don Manuel José de Guerrico, quien compro al Estado, según títulos de fecha 6 de septiembre de 1836, un “terreno” de 8 ½ leguas de extensión, situada sobre la costa del mar entre el arroyo El M oro y el rió Quequén", escribió Madero.
"Después en diciembre de mismo año, Rosas, entonces gobernador de Buenos Aires, le dona 3 leguas mas de campo las cuales totaliza Guerrico 11 ½ leguas de extensión global. Esas tres leguas cedidas por Rosas a Guerrico fueron en pago de los aportes que Guerrico había efectuado con anterioridad para equipar al ejercito con que Rosas efectuara su campaña del desierto en 1832 y formaban parte de las 60 leguas que por ley le fueron donadas a Rosas por su obsecuente cámara de representantes", añade.
"Fue Guerrico un hombre progresista y muy vinculado con las personalidades destacadas de su época", define Madero, quien también revela el interés del terrateniente porque se construyerá una ciudad en la desembocadura del Quequén, en sus tierras.
--
Leer artículo completo en: http://archivoquequen.blogspot.com.ar/2010/10/capitulos-de-historia-guillermo-madero.html
Leer más