Protestar era el deporte preferido de los miembros del Club de los Renegados de Siempre. Los arrugados señores se reunían cada lunes, en un café, a despotricar contra el mundo. 
En realidad, sobrecargados de la mufa de la semana, comenzaban a renegar el domingo, día que sólo parecen disfrutar los fanáticos del fútbol y los vagos a los que no les gusta trabajar...

--

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Agua de muerto
Ingresa a ver mis libros gratis en >> KindleUnlimited