Yo no puedo escribir sobre el señor de la esquina sin inventarle un misterio.

*

No puedo escribir sin imaginar un crimen detrás de cada puerta.

*

No puedo escribir sobre un personaje puro e inocente sin dotarlo de un oscuro secreto

*

Y en cada misterio, cada crimen, cada secreto, me escribo a mi mismo.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente