Mucha gente piensa que para dibujar se requiere un talento muy especial y que los artistas realizan sus trabajos con trazo limpio, sin equivocarse.
Pero en el dibujo de comics, caricaturas e incluso en el artístico (donde todo es más libre), existe todo un proceso que no se ve y que la mayoría de las veces no queda plasmado en el papel. Un trabajo en el que la goma de borrar se puede usar tanto o más que el lápiz.
Con el uso de las nuevas tecnologías, en especial a partir de la aparición de las tabletas de dibujo, con las que papel ya no es necesario para dibujar, esta parte del proceso queda aún más oculta.
Antes quedaban registros de los bocetos previos y existía todo un trabajo que podía llegar a incluir recursos como mesas de animación utilizadas para calcar y redibujar a partir de los bocetos.
Luego, con aparición de las computadoras, los dibujos comenzaron a ser vectorizados y redibujados directamente mediante el uso de software.
En la actualidad, los bocetos parecen haber pasado al olvido, pero a pesar de ello siguen siendo fundamentales para realizar trabajos de calidad. Incluso es común que en los talleres de dibujo no se enseñe a los estudiantes la importancia del boceto.
En las escuelas de arte, por ejemplo, siempre se hace hincapié en la espontaneidad, algo que puede ser muy importante para el dibujante artístico, pero que no permite el desarrollo de la técnica necesaria para algunas especialidades del dibujo que requieren la repetición y gran oficio, como la animación, los comics o los cartoons.


Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente